El plan de Amazon para dominar la industria de la logística está tomando forma

Amazon está explorando qué rol podría tener la tecnología de vehículos autónomos en su negocio, según ha reportado esta semana un estudio de The Wall Street Journal.

La investigación está todavía en fases iniciales de exploración, pero sugiere que hay un gran plan de Amazon y su presidente Jeff Bezos: Poseer completamente la cadena de logística y distribución de sus envíos y hacerlos lo más eficientes posible.

El gigante del comercio electrónico ha estado investigando y experimentando con diferentes tecnologías para reducir su dependencia del capital humano y los proveedores durante años. En el año 2012 compró Kiva, una empresa de robots que se usa para transportar artículos dentro de los almacenes. Los pequeños robots naranjas han acortado el tiempo de “clic a envío” desde entre los 60 – 75 minutos a los 15 minutos; y han llevado a la empresa a rediseñar sus almacenes para acomodar la capacidad de los robots para aprovechar más el espacio en las cajas y llenarlas más rápido. Las instalaciones equipadas con robots Kiva son capaces de almacenar un 50% más de inventario por metro cuadrado que las que no tienen estos robots.

Robot Kiva de Amazon

Robot Kiva de Amazon

La compañía también ha estado organizando competiciones para animar a investigadores e ingenieros a construir un robot que pueda identificar, ordenar y empacar la mercancía que “vean” los robots en los estantes del almacén. Amazon ha dicho que esta tarea “sigue siendo un desafío difícil” para los robots, pero startups como RightHand Robotics cada vez están más cerca de resolver este problema.

 

No pasará mucho tiempo hasta que esta tecnología automatice la mayoría del trabajo requerido para completar un pedido de Amazon.

Y Amazon no trabaja solamente la parte logística en el almacén. La compañía se ha pronunciado en varias ocasiones sobre la intención de enviar mercancía a los clientes usando drones autónomos. Como ya desvelaron por primera vez en 2013, Amazon cada vez está más cerca de poder enviar pequeños artículos a los clientes por dron en menos de 30 minutos. La compañía llevó a cabo su primer vuelo de prueba con un pedido real en el Reino Unido el pasado diciembre, completando el envío justo en 13 minutos desde que el cliente había completado el pedido. Esta tecnología está todavía en desarrollo y no es todavía probable que sea implementada pronto, pues la entidad reguladora de la aviación en Estados Unidos (USFAA – US Federal Aviation Administration) prohíbe que los drones vuelen más allá de la línea de visión de un piloto humano, y eso de momento no va a cambiar por lo menos hasta el año 2019, cuando la NASA junto a un grupo de compañías especializadas entreguen un plan a la administración de Estados Unidos para implementar drones autónomos en su espacio aéreo.

Amazon también ha creado una aerolínea de carga, llamada Amazon Prime Air, como ayuda para cubrir las fluctuaciones de demanda que se ven en ciertas épocas del año, como los períodos de vacaciones en Estados Unidos.

Avión de Amazon Prime Air

Avión de Amazon Prime Air

Amazon Prime Air incluirá eventualmente una flota de 20 aviones, y la compañía también ha comprado camiones para el mismo fin. Mientras Amazon todavía usa el servicio de compañías de envíos como FedEx y UPS, parece que está creando una estructura paralela que reemplazaría completamente la necesidad de terceros.

Camión de Amazon Prime

Camión de Amazon Prime

El anuncio de hoy evoca un futuro en el que camiones autónomos podrían transportar mercancías entre almacenes en períodos de tiempo mucho más cortos. Como apunta el comunicado, los conductores humanos sólo pueden trabajar en turnos de 10 horas, lo que significa que se tarda 4 días en conducir un camión de costa a costa de los Estados Unidos. Pero con los vehículos autónomos, que no necesitan tomar descanso, podrían tomar sólo 36 horas llevar mercancía a otro lado del país.

Esa mercancía podría ser después descargada por robots que podrían ordenarla en cubos grandes o baldes para que los robots Kiva los almacenen en las estanterías, y llevarlas a otros robots para empaquetarlas cuando entre un pedido.

Después, más robots podrían cargarlos en drones o camiones de reparto para la entrega, lo que significa que en el futuro podría ser posible hacer un pedido a Amazon y que se tramite y llegue a aparecer en la puerta del cliente sin que lo toque un solo humano.

Un montón de cosas tendrían que encajar para que esto suceda, y todavía se necesitan trabajadores humanos para supervisar a los robots runruneando por los almacenes (y en un futuro previsible, pilotar los aviones y conducir los camiones para llegar a los almacenes).

Quizás en el futuro, sólo habrá un humano trabajando en Amazon (su presidente y protagonista de esta foto):

Jeff Bezos, presidente de Amazon, probando en primera persona un robot de la empresa Hankook Mirae Technology

Jeff Bezos, presidente de Amazon, probando en primera persona un robot de la empresa Hankook Mirae Technology

Déjanos tu comentario:

comentarios

2017-04-25T15:34:52+00:00

About the Author:

Alejandro es Consultor y Emprendedor en Transformación Digital con más de 20 años de experiencia en entornos multinacionales, trabajando para las mayores firmas de Software, Infraestructura, Digital Signage, Consultoría IT y Gestión de Proyectos internacionales.